Hace unos meses le enseñe la fotografía de Diego Sánchez  a mi amiga poetisa Conchi Izquierdo y no tardo  en enviarme este poema



                                       IFNI
         UNA GUERRA OLVIDADA

YO  SUFRÍ  LOS HORRORES DE UNA GUERRA  
QUE COBRÓ  CIENTOS DE VIDAS INOCENTES,
Y EMPUÑÉ UN FUSIL QUE TEMBLABA ENTRE MIS MANOS,
PQRQUE MI PATRIA ME DECÍA,
QUE DEBIA SER VALIENTE.
YO FUI VICTIMAM DE UN IDEAL
QUE APOSTABA PORLA MUERTE
EN UNA BATALLA ABSURDA Y SANGRIENTA
DONDE IMPORTABA MÁS UN PEDAZO DE TIERRA
QUE LOS SUEÑOS DE UN SOLDADO ADOLESCENTE
HOY REVIVO CADA ISTANTE
 DE AQUEL HORROR EN MI MENTE
CADA GRITO DESGARRADO,
CADA SOLLOZO SILENTE, 
VEO EL CUERPO MUTILADO 
Y LA MIRADA ASUSTADA
DEL QUE SE ENCONTRÓ LA MUERTE.
 HOY MUSITO UNA ORACIÓN
POR MIS HERMANOS SOLDADOS 
QUE CAYERON EN EL FRENTE,
EMPUÑANDO UN FUSIL QUE TEMBLABA         
,ENTRE SUS MANOS,
INTENTANDO SER VALIENTE
      
Conchi Izquierdo                                                                                                              
                                                                      Diego Sánchez Cordero


            SIDI IFNI   ·"CORTIJO"  DE LOS MILITARES DEL REGIMEN


Escrito por Adolfo Cano Ruiz      
miércoles, 02 de enero de 2013


Desde que “desembarqué” en 1.957 como soldado de SMO (Servicio Militar Obligatorio) en Sidi Ifni, y posteriormente, en largas marchas de entrenamiento militar, visioné el pequeño territorio de Ifni, me hice una pregunta: ¿qué interés tenía España en poseer y defender tal territorio? Territorio que no reunía beneficio alguno, por lo abrupto de su costa ni como pesquería.
Hoy 55 años después, voy a intentar darme una respuesta, máxime cuando por defender aquel inhóspito territorio dejé amigos que murieron y parte de mi juventud. Por nada, porque nada había que defender… o tal vez sí, "el cortijo” de los militares.
Iniciaré mi análisis por determinar, si después de de la guerra de África, en el tratado de Wad Ras de 1.860, según el Articulo 8º, donde se concede a perpetuidad lo que ya tenía en 1.476 S.M. Católica en la costa del Océano. Marruecos, posiblemente ayudado por el comisionado español Duro establece que Ifni es la plaza que corresponde a Santa Cruz de la Mar Pequeña. 
Un poco de historia

La historia de la época nos dice que el sitio en que estuvo construido el castillo de Guader, Santa Cruz de la Mar Pequeña, de Mar Chica ó Mar Menor, que con todos esos nombres se designaba dicha fortificación. Para introducirnos, hablaremos muy ligeramente de la ocupación y conquista de las islas Afortunadas ó Canarias, a fin de consignar tan sólo lo que hace relación a nuestro intento.
Las citadas islas se consideraron de muy antiguo parte integrante de los dominios españoles, por haber poseído la dinastía goda la Mauritania Tingitana en la Berbería occidental, y en este concepto se concedió por D. Enrique III de Castilla su señorío y el del Mar Menor de Berbería á D. Juan de Bethencourt, que conquistó las cuatro islas menores y emprendió algunas correrías sobre las costas fronterizas de África.
Estas incursiones, que proporcionaron no escaso provecho a Bethencourt y contribuyeron a que reconociese una gran extensión de costa, movieron también a aquel célebre aventurero a tener el propósito, que no llegó á realizar, de construir en África una “fortaleza propia para poner a contribución del país”.
Pasando por alto en esta sucinta narración las discordias habidas por casi un siglo entre las coronas de Portugal y Castilla, a causa de que un sucesor de Bethencourt que hizo la doble transmisión de sus dominios al Conde de Niebla y a D. Enrique, Infante de Portugal, y otros detalles e incidencias, expondremos, sin embargo, que el primer duque de Medina Sidonia, hijo del Conde de Niebla, y a cuyo cargo estaba la heredera de las Canarias, Doña Inés de Peraza, casó a esta con Diego García de Herrera, por lo cual este quedó en 1.445 en posesión del señorío de aquellas islas y del Mar Menor  de  Berberia
Herrera se decidió a llevar a cabo el propósito de Bethencourt, preparó al efecto una expedición, con las tropas y provisiones necesarias, desembarcando en el puerto de Santa Cruz de la Mar pequeña y estableciendo una fortaleza. Respecto al lugar en que se construyó esta fortaleza y demás detalles de la expedición, dice el historiador Viera, tomándolo de las crónicas de aquella época, lo siguiente:
«Mar pequeña dista como treinta y tres leguas de Lanzarote.
Ejecutóse el desembarco á la media noche por la embocadura
del río que aquellos naturales llaman el Vado del Mediodía, la
cual forma una bahía navegable hasta tres leguas tierra adentro.
Construida la fortaleza con una admirable prontitud, se
coronó de artillería y se le puso una respetable guarnición, al
mando de Alonso de Cabrera. Herrera se restituyó á Lanzarote,
y los avisos y provisiones de boca y guerra se comunicaban por
medio de una fusta ó embarcación pequeña que desde luego se
dedicó á aquel ejercicio.»

Habiendo hecho este pequeño relato de la historia, paso al año 1.860 donde, después de la guerra de África que gana España, se firma el tratado de Wad Ras por el que Marruecos en el Artículo 8 se compromete a:
“Artículo 8 - S.M. Marroquí se obliga a conceder a perpetuidad a S.M. Católica en la costa del Océano, junto a Santa Cruz la pequeña, el territorio suficiente para la formación de un establecimiento de pesquería como el que España tuvo allí antiguamente. Para llevar a efecto lo convenido en este artículo, se pondrán previamente de acuerdo los Gobiernos de S. M. Católica y S.M. Marroquí, los cuales deberán nombrar comisionados por una y por otra parte para señalar el terreno y los límites que deba tener el referido establecimiento.”
Es aquí donde Marruecos demuestra su particular astucia. Los comisionados indicados por España para establecer la situación geográfica de Santa Cruz de la Mar Pequeña discrepan. Uno la sitúa en la desembocadura del río Ifni y otro en la zona del río Draa.
España por una estrategia política de Marruecos, que no desea tener competencia alguna portuaria, acuerda con España (se desconoce el pacto, “posiblemente económico”) que el emplazamiento de Santa Cruz de la Mar Pequeña sea Ifni.
España en 1.931 (Gobierno de la Republica) sabe que tiene un territorio que “considera” apropiado para crear una pesquería cerca de los grandes caladeros y desea tomar posesión de él. Lo intenta en el 31 y 32 sin éxito, por tener el rechazo de las tribus Beréberes de la zona.
 La ocupación:

 En 1.934, el Coronel Capaz, tras un pacto, consigue asentarse en el territorio de Ifní.

Capaz pronto se da cuenta del engaño, al encontrarse con un terreno montañoso árido y pobre en recursos. La costa no reunía condición alguna para crear un asentamiento que fuese base de una pesquería, pues las olas rompían con excesiva fuerza y el río Ifni, como dicen los documentos de la época del asentamiento de Santa Cruz de la Mar Pequeña, no tenía una bahía navegable hasta tres leguas tierra adentro ni distaba 33 leguas de la isla de Lanzarote.

El Coronel Capaz tomo una decisión que prevaleció hasta 1.969, el militarizar la zona formando los primeros Tabores de Tiradores de Ifni, que al pasar Ifni a manos nacionales, Franco (como buen africanista) los manda a la península para combatir en el lado nacional en su Guerra Civil Española.
Terminada la Guerra Civil, los militares vieron en Ifni la posibilidad de “montar un cortijo” donde hacer una carrera militar rápida y bien renumerada. Fue la razón para continuar la labor del Coronel Capaz, poniendo gran empeño en hacer de Sidi Ifni una ciudad que les fuese cómoda, para los militares influyentes y afines al Régimen. Hospital co los ultimos adelantos, escuelas, instituto correos banco ,pagaduria, cine. asfaltado de calles edificaciones, iglesia; bEl regimen aporto centenares de  millones de pts para hacer de Sidi Ifni  "un cortijo" que fuera  reposo del guerrero  de sus militares afines 
Conclusión
Después de esta reflexión, me doy cuenta que formé o formamos parte de una gran mentira forjada en 1.860 por intereses político-económicos, y contribuimos en la guerra de 1.957-58 a defender el “cortijo”, cediendo en el tratado de Angra de Cintra el territorio de Tarfaya, donde se habían encontrado los restos de la fortaleza de Santa Cruz de la Mar Pequeña (así quedaba anulado el punto 8º del tratado de Wad Ras), pero nos quedamos con la “joya de la corona”, la capital Sidi Ifni, defendida por 9000 soldados“único interés militar” hasta 1969, año en el que en el tratado de Fez se firma la retrocesión de SIDI IFNI (IFNI VIRTUAL)

Allí, en aquella cruenta realidad de una guerra, nos dejamos muertos, desaparecidos y heridos (mutilados de por vida), hubo prisioneros,muertos olvidaos en el territorio ocupado muchos quedamos con secuelas que aun hoy, para nuestra desgracia, guardamos. Todo por la codicia de unos militares adictos al Régimen que quisieron salvar su CORTIJO.

s mi reflexión. Adolfo

Últimos artículos