UN POCO DE HISTORIA


                     LOS ASUNTOS DE MARRUECOS

                    Nuestros derechos en la costa atlántica

 Dos ilustres  africanistas el doctor  Maestre y D. José Maria Escuder, vienen discutiendo el emplazamiento de esa fantástica  pesquería de  Santa Cruz de  la Mar Pequeña que el Tratado de Wad Ras  nos concedió, y que aparentemente no se “encuentra en ninguna parte.” Y entrambos polemistas, con  sólidas razones, defienden sus respectivas tesis, sosteniendo el uno que Santa Cruz de la Mar Pequeña  esta en Ifni y el otro en Agadir. Al leer sus trabajos queda el ánimo suspenso, parece que uno y otro tienen razón.

 ¿Y por que no habían de tenerla? ¿No podría suceder muy bien que  la discusión, en el fondo  fuese muy semejante á la famosa de olivo y el aceituno…? Aunque  como dice muy bien el Sr. Escuder, la geografía de Marruecos  es un verdadero caos, así  recurriendo a la historia pueden desenmarañarse un poco las confusiones. En un pequeño folleto  publicado en 1900 en Santa Cruz de Tenerife por D.  Leandro Serra y Fernández de Moratón, erudito escritor y africanista  canario,  se recopilan datos de tal importancia, que acaso  divulgados solucionen el problema.

Titulase el folleto: Conquista de los canarios españoles  en la mar pequeña  de Berbería, es un documento que explica como España poseyó en la costa atlántica de Marruecos hasta seis castillos, justificando esta la variedad de  nominaciones y emplazamientos de la supuesta posesión  única. Cumpliendo el patriótico deseo del autor del folleto, creemos á la vez prestar, un servicio a la opinión  extractando las principales afirmaciones que contiene  y dándolas la  mayor publicidad posible.

 Incurre en un error el Sr. Escuder al suponer que posteriormente a 1860 “se invento alli (en las cercanías de Ifni) una segunda Santa Cruz ya de mar pequeño, aunque, aunque nada de chico tiene el océano”; la denominación es mucho mas antigua : “Ese mar pequeño”  lo define así el Sr. Serra:

 “Con el nombre de Mar pequeña, Mar Chica o Mar Menor de Berbería se designaba en el siglo XV el pequeño Mediterráneo formado por las islas Canarias y la  costa a africanas, entre los cabos  de Ger y Bojador”.

De suerte que si en los mapas de 1860 no aparecía una Santa Cruz de la Mar Pequeña, bien pudo aparecer; y si en el Tratado de 1860 no se fijo mas concretamente la situación de la “pesquería” que se otorgaba, debiese en parte  a la ignorancia  y confusión  de nuestros comisionados y en parte a la habilidad y mala fe de los  diplomáticos marroquíes, que se aprovecharon de las circunstancias, para ofrecer algo que no se ajustaba a lo real y si a su conveniencia.

Porque además el Sr. Escuder toma como artículo definitivo del Tratado un texto          perteneciente a las bases preliminares, sancionadas en el campo de batalla de Wad Ras: el Tratado definitivo en forma distinta demostrando que la petición sin seguridad alguna; por eso aparece el artículo 8º:

“S M  Marroquí se obliga a conceder a  perpetuidad a SM Católica, en la costa del Océano, junto a Santa Cruz la Pequeña, el territorio suficiente para la formación  de un establecimiento de pesquería como el que España tuvo  allí antiguamente.

Para llevar a efecto  lo convenido en este articulo, se pondrán previamente de acuerdo los  gobiernos de SM Católica y  SM Marroquí, los cuales deberán nombrar comisionados por una y otra parte para señalar el terreno y los limites que deba tener  el referido establecimiento”

Planteada la cuestión en estos términos el acuerdo era un poco difícil. Vease por qué fueron los canarios españoles  los que para su patria conquistaron derechos sobre la costa africana. La escasa distancia  que separaba Marruecos de las islas Canarias el espíritu aventurero de los siglos XV y XVI hizo que menudearan las expediciones al continente africano. Juan de Béthencourt, que con Gadifer de la Salle inicio la conquista de las antiguas  Afortunadas, fue el primero también que, lanzado por el temporal al continente, llego a internarse diez leguas tierra adentro, adquiriendo derechos en Rio de Oro, que con el señorío de Canarias, transmitió a la Corona de Castilla el 26 de junio de 1412.

Desde  Béthencourt, la Mar Pequeña (démosle el nombre que ya se le daba  en el siglo XV) fue surcada por los bajeles de señores o aventureros, quienes unas veces, limitábanse a llevar a cabo audaces y peligrosísimas “razzias” o cabalgadas, y otras alzaban fortalezas que defendían durante muchos años de los ataques de  la morisma nómada o de los reyes de Fez.

Así Diego  García de Herrera, señor de Lanzarote, tomo en 1467el puerto de Guader, levantando el primer castillo español, que en el espacio de setenta años fue perdido y recobrado varias veces por los descendientes del fundador. Según el Sr., Serra se ha podido averiguar  el emplazamiento de  esta fortaleza; estaba  a orillas del rió Xiboca, frente al Arrecife de Lanzarote.

Otro canario, Pedro Fernández de Saavedra, yerno de  Herrera y señor de Fuerteventura, alzo un segundo castillo denominado  Erguila probablemente en el último decenio del siglo XV; castillo que a juicio de D. Francisco  F. Béthencourt, hubo de ser abandonado años después a causa  de la invasión de las arenas.

 Concedida por el Papa Alejandro VI a Castilla la conquista de África, entre los cabos de  Aguer y Bojador por la bula de 15 de febrero de 1494, Alonso Fajardo gobernador de Canaria (Gran Canaria), paso por orden de los Reyes Católicos a África, y en la embocadura del río Ifni en el territorio del Sus, alzo un castillo, que denomino de Berberia, que sirvió de base de  operaciones a su sucesor, Lope Sánchez de Valenzuela, para conseguir la sumisión  a la corona de Castilla de los distritos de Tagaort, Ufran, Ternevarte e Ifni. El castillo de Berbería cayó en poder de los moros en 1524 y fue demolido; los oficiales del Blasco de Garay en 1878 hallaron sus ruinas a 1400 metros de la embocadura del río Ifni en una excelente posición militar.

Por ultimo, el adelantado de Tenerife Alonso de Lugo construyo entre 1500y 1502, tres fortalezas: una, llamada de Santa  Cruz (la Santa  Cruz de los portugueses), que cayo en poder del Rey de Fez en el año 1536; otra, llamada de San Miguel de Saca (Asaka), en el río Num y la tercera en el cabo de Aguer o Agadir; todas ellas pertenecieron varios años  a la Corona de Castilla.

 Fueron pues seis, los fuertes que España poseyó ( y ninguna pesquería propiamente dicha ) en la costa atlántica de Marruecos dominando, según el folleto citado, todo el territorio comprendido entre el cabo de Aguer por el Norte y el cabo Juby por el Sur; solamente la confusión de nombres, que explícale Sr. Serra y F de Moratin, asegurando que los expedicionarios nunca decían que iban al  a los castillos de Aguer, Ifni  o Asaka en Berbería, o a los de Guader,Erguila o  Santa  Cruz de la Mar Pequeña propiamente dichas sino, que iban de cabalgada o a saltear  moros en Berbería  o Mar Pequeña, ha podido hacer creer que se trataba de un solo castillo´cuyo emplazamiento era por los varios y contradictorio datos, imposible de hallar.

Tales son concretamente las principales noticias que contiene el folleto del Sr. Serra y Fernández  de Moratin, recogidas de documentos diversos y fehaciente, que ruedan dispersos por el mundo. A mi juicio, su importancia es grandísima y acaso con ellas y a la vista, personas tan competentes como los Sres. Maestre y Escuder puedan señalar la verdadera solución  de problema tan capital para España como es el de sus  derechos en la costa atlántica marroquí, precisamente  en frente de  unas islas, que constituyen parte integrante de la nación española

 

                                                                Ismael Sánchez Estevan

 

 

Copiado de un artículo de prensa del  ABC de fecha 26/ 7 / 1911 . Desconozco si la fecha 1911 es la correcta, pues es un recorte de prensa que  ha llegado a mis manos tal cual

DON SANTIAGO CON SU PENSAMIENTO SOBRE CATALUÑA ES ACTUAL


SANTIAGO RAMON Y CAJAL

La sinceridad me obliga a confesar que este movimiento centrífugo es peligroso, más que en sí mismo, en relación con la especial psicología de los pueblos hispanos. Preciso es recordar –así lo proclama toda nuestra Historia–que somos incoherentes, indisciplinados, apasionadamente localistas, amén de tornadizos e imprevisores. El todo o nada es nuestra divisa. Nos falta el culto de la Patria Grande.
Si España estuviera poblada de franceses e italianos, alemanes o británicos, mis alarmas por el futuro de España se disiparían. Porque estos pueblos sensatos saben sacrificar sus pequeñas querellas de campanario en aras de la concordia y del provecho común

No soy adversario, en principio, de la concesión de privilegios regionales, pero a condición de que no se altere la unidad nacional

ALGO OCURRE EN ESTA ESPAÑA NUESTRA


Algo ocurre, años ha en esta España nuestra. Sin necesidad de retrotraerse a siglos anteriores, ya en nuestro cercano siglo XX tenemos suficiente temática como para avergonzarse de ser español.  Se, que más de un“súbdito” se sentirá ofendido por considerar esta España nuestra, portadora de insignes valores y lejos de avergonzarse, tienen la osadía de sentirse orgullosos de haber permitido por cayados, los mayores ignominias y latrocinios, considerando hechos consumados como algo  a asumir porque así lo ha dicho el amo, el que manda, el dictador, el régimen   o los gobiernos seudo democráticos por contaminación de un pasado corrupto

 Recuerdo  mi niñez,  la familia se desplazaba al pueblo de mi madre (años hace) a “veranear”. Lo cierto es, que en el pueblo se comía de la matanza del cerdo, que todos los años con una cierta ceremonia sacrificaban, pero ocurría que a mi no me gustaban aquellas señoriales morcillas, porque el sabor era diferente al que tenia acostumbrado en la capital. La explicación era simple, el niño se había acostumbrado a comer “mierda” y un huevo recién cogido le sabia raro.

 Pues bien, hoy con mis 78 años, recordando aquello, me doy cuenta el estar viviendo en esta España nuestra, lo mismo que en mi pasada juventud, acostumbrado a la mentira y la corrupción, encuentro toda esta mierda hasta natural, y otra cosa seria casi desagradable por no conocido
 Lo que ocurre hoy viene dado por años ha en esta España nuestra.

 

Seré todo lo pesado que se quiera, pero tengo mis recuerdos y me encuentro obligado a gritar que lo fueron.  Que yo sepa, nadie en todos estos 56 años pasados ha hecho mención, escrito o señalado con el dedo acusador lo que fueron  crimen de Estado, todos piensan que lo mejor es no “meneallo” que las morcillas y los huevos de la capital son una mierda pero es lo normal y hasta saben bien

Es posible que algunos desconozcan los hecho, algunos si, pero no todos, y alguno de los no todos, escriben hasta libros en este siglo XXI contaminados,  de lo ocurrido en el XX  sin ningún pudor, relatos que alguien les contó con un grado de fantasía. Ninguno hasta la fecha se ha atrevido a investigar  en profundidad lo que realmente ocurrió y escribir la verdad

Claro hablo de la GUERRA  Ifni Sahara. En el siglo XX tuvimos una Guerra Civil  donde hubieron muertos”muertos desaparecidos” de los dos bandos

Tuvimos un dictador, con un aparato de propaganda capaz  de distorsionar los hechos, verdaderos cirujanos  que componían los hechos según el interés del régimen, del amo por la gracia de Dios En este mismo siglo, en el año 1957 hubo una guerra en los territorios de Ifni Sahara. Si fijo este escrito en Ifni no es por menospreciar el Sahara como menos importante es porque yo estuve en Ifni  y del Sahara se lo que he leído que no siempre es la verdad.

Es sabido, que Marruecos conseguida la independencia por Francia en 1956 no espero más para poner en práctica su idea de Gran Marruecos. Le hacia falta un pasillo para desde su casa entrar en el apetecido Sahara y como un tsunami  ocupo el 95% del territorio de Ifni arrasando todos los puestos españoles que eran defendidos por escasa tropa, quedando los puestos de Telata  Tiliuin y Tagraga defendidos heroicamente hasta ser liberados por importantes columnas de rescate.

 

Tamucha 49, Bifurca 6,  Hameiduch 12,  Tabelcut 12, Mesti 22 en Sidi  Borya, Sidi Uarsig y Ug-Gug  con solo de 3 policías. De estos 110 soldados 80 del SMO
42 fueron hechos prisioneros, el resto muertos dejados en las posiciones en que se encontraban  sin recibir sepultura. Esta vergonzosa chapuza militar, se podría escribir en la historia comparándolo en menor escala como el desastre de Annual del general Silvestre que si la muerte de 12000 soldados del SMO fue horrorosa, no menos cruenta fueron los  40 que quedaron en el territorio de IFNI si recibir sepultura. 

 

En este escrito yo acuso al Estado Español de cobarde, pues si bien los acontecimientos transcurrieron con el régimen de Franco, que  acusaba a bandas incontroladas de los “acontecimientos”. Los mandos militares formaron importantes columnas de rescate para liberar los puestos de Telata Tiliuin  Tiugsa (Tagraga) y salir corriendo, cuando habían puestos casi a tiro de de piedra en los que podían haber recuperado algún muerto, dejados de forma cobarde y vergonzosa como comida de las alimañas de aquel maldito territorio.  Gracias a un prisionero francés liberado, que dijo el haber  prisioneros españoles en Marruecos, se entero el Gobierno Español

 

Pienso las muchas preguntas que nos podemos hacer. Pienso porque nadie ha presentado a la opinión publica esta cruda realidad. Pienso, que algo inconfesable hubo para haber ocultado estos vergonzosos hechos. Pienso en aquel tratado de Angra de Cintra de abril de 1958 firmado como rendición para vergüenza de España. Pienso,  en la oculta verdad de aquel tratado  de oscura negociación, en el que se cede a Marruecos la franja de Tafaya y España ni comenta el Ifni ocupado donde ha dejado su muertos, Marruecos tiene ya el pasillo deseado (desde casa puede entrar en el Sahara de su gran Marruecos) al Sahara que no le pertenece. Así es, que la Marcha Verde de 1975 nace de Tarfaya.

Pienso, porque el príncipe Juan Carlos  como jefe de las fuerzas armadas, antes las fuerzas de  élite acantonadas en el Sahara, proclama el no dar un paso atrás y unos días  después España abandona el territorio

 Pienso, que pactos secretos se firmaron, para que España cediese a Marruecos un territorio que no le pertenecía tan rico como el Sahara y traicionase al pueblo saharaui.
Es posible que hubiera 15000 millones de razones

Pienso, en el que fue tristemente nuestro Presidente de Gobierno D. José Luis Rodríguez  Zapatero  artífice de la Ley de Memoria Histórica. Nada sabía  el tal Sr. Zapatero, de nuestra guerra de ifni, de nuestros murtos o como otros, no quiso  molestar al Moro y como buen sectario, denominado por él mismo “rojo”  apoyado por una banda de incompetentes afines a su radicalismo, aprobó dicha ley,  en memoria y resarcimiento de los del bando republicano. “Para joder la marrana”

Pienso, que aunque las morcillas y los huevos cada vez más asquerosamente fabricados los comemos hasta con avaricia, porque es lo que hay, y  hasta están buenos.

Yo he tratado de hacerme un pequeño huerto con una gallina ponedora,  pero da para poco en esta España de mierda En la soledad de mi pequeño huerto nada puedo hacer
más que descontaminarme un poco, que ya es mucho

 

                                                                                                  Adolfo  
 
 
 DE: pensiones@oc.mde.es

Recibido:    01/10/2013

Para: adolfocano@ono.com


 
 
 
Buenos días,
En relación con la consulta planteada en su correo electrónico a este Área de Pensiones, sobre el trabajo efectuado por la Subcomisión creada en el Congreso de los Diputados en relación con el desarrollo de la Disposición final novena, Reconocimiento de servicio prestado, en el territorio de Ifni-Sahara, de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar, informarle, que este Área desconoce el asunto planteado. No obstante, con esta misma fecha se remite su consulta a la Subdirección General de Personal Militar de este Ministerio de Defensa, como órgano que está gestionando los listados, por si los mismos dispusieran de la información solicitada.
 
Esperamos haberle sido de utilidad.
Saludos cordiales
 
 
 
 
 
.Estoy de acuerdo que esta respuesta no resuelve nada, pero soy de los que piensa que mientras se pueda hay que insistir. Es como decir que algunos vivos si quedamos Aprovecho para decir que este medio de comunicación con Defensa es fácil, rápido y tiene uno la seguridad de recibir respuesta

Adolfo


 

Últimos artículos