LA TORMENTA IMPERFECTA


                                    Que llueva, que llueva,
                                        la vieja de la cueva,
                                        los pajaritos cantan,
                                        las nubes se levantan,

                                               ¡Qué si!
                                               ¡Qué no!
                                       que caiga un chaparrón,
                                            con azúcar y turrón,
                                  que rompa los cristales de la estación.

Me gustaría ser un niño, que fuese azúcar y turrón lo que nos está cayendo, pero...           

No son los cristales de la estación, son los de mi casa, los que se ha roto                         

El agua me ha entrado a raudales, agua azul, otras veces roja o naranja, cuando no morada                    

Colores  que al juntarse me han dejado la casa asquerosamente sucia y difícilmente recuperable         

Dicen que el pueblo es sabio  en sus “plegarias,” para que llueva a gusto nacional, Pues…         

Esta vez la habéis “jodido”  estos colores no los complementa ni 
Dios. 
A no dudar  tendréis realizar nuevas “plegarias”


No sé si esta vez acertareis, aunque seguramente la culpa no es vuestra. Será que los colores no tienen calidad
                                                                                    Adolfo


Sara Montiel

               
Navidad de 1957
Llegó la Navidad de 1957 y como ya había refuerzo nos bajaron tres días al Grupo de Tiradores porque había venido Carmen Sevilla y Gila e iban a actuar en el Grupo de  Tiradores para alegrarnos las navidades. La verdad es que hacia algunos meses que no veíamos a una mujer y siendo que Carmen era una belleza nos levanto el “ánimo.” Ya por entonces y debido a que había más de una “salida del armario” (por la noche hacia mucho frio en la montaña y había que “arrimarse”) habían traído de Canarias un grupo de prostitutas  para neutralizar los “armarios”, en Sidi Ifni nos juntamos 9.000 soldados de 18 a 21 años y el contacto con las nativas estaba rigurosamente prohibido. Poco tiempo después nos bajaron de la montaña para ir al cine y volver, recuerdo que vimos el "Último Cuplé" donde Sara Montiel “insinuaba” mucho y bueno. Fue así la “heroína manual” de la tropa.
Carmen  Sevilla
Mientras Carmen Sevilla nos enseñaba sus hermosas piernas y Gila contaba sus chistes de guerra muy parecidos a lo que nos estaba ocurriendo, en la montaña cercana se estaba muriendo en combate con el moro. Otros habían quedado desde el 23 de noviembre o prisioneros o muertos sin enterrar, cuyo cuerpos nunca se recuperaron, allí quedaron como comida de hienas y otras alimañas, lo escribí en algún relato, incluso lo comenté en la televisión alicantina, pero debo decir que, aunque había certeza, había también mucho de oído) Correos recibidos me certificaron la cruda verdad.

Es triste y vergonzoso pero sobre todo en la operación Gento (columna de rescate para liberar Tagragra) estuvieron a tiro de piedra tanto de los puestos de Hameiduch como de Tamucha donde habían quedado muertos sin enterrar. Cobardemente cumplieron lo ordenado, recuperar los  asediados de Tagraga destruir el fuerte y volver corriendo a Sidi Ifni 

FELIZ NAVIDAD Y UN MUY PROSPERO AÑO 2016



                CUADRO AL PASTEL: RINCÓN DEL BARRIO  ANTIGUO DE ALICANTE



Últimos artículos