domingo, 29 de marzo de 2015

                     RECUERDOS   Y   RELATOS                                
Valencia - Cádiz - Las Palmas - Sidi Ifni.
La aventura  de aquella Mili, que al final se convertiría  en una terrible odisea comenzó en Valencia,  de donde salimos  con destino Cádiz. El tren era de aquellos con bancos de madera en ángulo recto enfrentados aunque  casi no los usamos, pues como el tren paraba en todas las estaciones (porque era lo normal y por ir recogiendo reclutas) nos apiñábamos en la ventanilla, así las “chavalas” que estaban en el andén salían bien piropeadas…  o salvajemente  aduladas. Decir como excusa a tanta fogosidad que los vagones  estaban repletos de reclutas de 20 años
.Llegamos a Cádiz,  tras muchas horas de tren, nos dirigieron al cuartel de transeúntes que estaba situado en una fortificación a orillas del mar donde nos emplazaron en un amplio “dormitorio” con colchonetas en el suelo. Algunos olores pueden determinar el lugar, en este caso era  de pies, de ventosidades,  de alientos,  de colchonetas de paja ya antigua, olía a  cuartel  que sería lo propio de la mili que comenzaba. Estuvimos unos días pateando la ciudadesperando embarcar rumbo a Las Palmas.  Recuerdo algo que me pareció curioso. Fue que en los bares  compartían el local con pescaderías  donde comprabas las quisquillas que llevabas a la barra del bar para adjuntarlas a la bebida.
Llegó el día de embarcar  y nos agruparon en la bodega de un buque de transporte de carga que se llamaba  Vicente  Puchol. Lo terrible fue meterse en el Atlántico con mar gruesa. Aquel barco no era poca cosa, pero subía y bajaba a capricho de las olas,  se escoraba a izquierda  y a derecha. Yo había hecho alguna travesía en barco y más o menos  lo toleraba aunque estaba “acojonado” pero la visión de la mayoría era dantesca (muchos eran la primera vez que veían el mar).  Los vómitos estaban por doquier, los rostros amarillentos, rendidos, se deslizaban por el suelo  por el movimiento del barco, yo recuerdo haberme sujetado a unos tubos junto con otros.  Llego un momento en que el mar se había tranquilizado un poco y nos hicieron subir a cubierta donde nos dieron algo de comer. Aquello ya era otra cosa. Pasaron un par de horas,  cantamos alguna que otra canción pero… parece que los mandos querían “putearnos” pues   nos dijeron de coger la maleta y estar preparados porque en alta mar íbamos a hacer un transbordo a un guardacostas de la armada. Así que llegó  se acercaron ambos,  el guardacostas era más alto y lanzó unas redes de asalto hasta la cubierta del Vicente Puchol, los barcos igual estaban juntos que se separaban.
 Habría que imaginarse como subimos a la otra cubierta por una red de asalto y con una maleta. Lo hicimos,  y conforme íbamos terminando la  escalada nos amontonaron en una bodega donde uno vomitaba encima y el de bajo en la cara del otro. Recuerdo que unos marineros con una manguera nos baldearon, después nos dieron unas toallas y una vez presentables nos dieron muy bien de comer, bebida  y tabaco. Habíamos pasado  una primera fase con aprobado, todo fue ya hasta una aventura memorable. Llegamos a la isla de Hierro y nos dejaron bajar a tierra a estirar las piernas  un rato y de nuevo embarcar hacia Las Palmas. Llegados a Las Palmas nos agruparon en un cuartel  donde  ya empezamos a tener  que ir asimilando la disciplina de cuartel. Pasado unos días embarcamos de nuevo en un barco de la armada que nos tenía que llevar al fin del destino, Sidi Ifni (capital del territorio, de Ifni).
Desembarcar en Sidi  Ifni  era  harto difícil. No había puerto y el mar en la playa estaba casi siempre   cabreado con enormes olas, así que estuvimos un par de días para “desembarcar”
A  la tragicomedia del viaje le faltaba la “guinda”. Tres días después de estar fondeados a más de 300m. de la costa decidieron como forma habitual el acercar unos viejos anfibios y desde el costado del barco lanzaron unas redes de asalto hasta la cubierta del anfibio  que bailaba al  son   de  olas. De nuevo había  que bajar con la maleta (yo como otros usamos la correa  para llevar la maleta de bandolera), alguna que otra caída, algún que otro hueso roto. Llegar a la playa y  tocar tierra tenía que hacerse  con el agua hasta la rodilla y bien mojado para al fin  ¡SIDI IFNI!   
Fue en 1963 que decidieron tras algún que otro accidente mortal trasladar la tropa en avión 

viernes, 20 de marzo de 2015

DE LA WEB DEL RINCON DE IFNI



Burriana honra la memoria del soldado Joaquín Fandos Martínez 


con una calle a su nombre 


Vicente Felis fue quien inició los trámites para la repatriación de sus restos en 1969, con motivo de la entrega del territorio a Marruecos, que recibieron cristiana sepultura en el Cementerio Municipal derriana honra la memoria del soldado Joaquín Fandos Martínez con una calle a su nombre
Imprimir
E-Mail
Noticias de interés
Escrito por La Plana al día  
miércoles, 18 de marzo de 2015
Fuente: La Plana al día

"Soldado Joaquín Fandos Martínez. Baja en combate (Ifni, 1957)". Este es el texto que ilustra la placa inaugurada a primera hora de la tarde de hoy y que da nombre a una nueva calle de Burriana -ubicada junto a la plaza de l'Hereu-, dedicada al joven soldado burrianense que perdió la vida en una guerra olvidada y cuya memoria perdurará ahora también en su ciudad natal.
El acto, sencillo pero emotivo, ha reunido a las autoridades municipales, militares y de la Guardia Civil, y a familiares de Joaquín Fandos, así como al Embajador de España de origen burrianense, Jorge Fuentes Monzonís-Villalonga; al diputado provincial de Cultura, José Luis Jarque y a las reinas falleras y sus cortes de honor.
Burriana honra la memoria del soldado Joaquín Fandos Martínez con una calle a su nombre.
Burriana honra la memoria del soldado Joaquín Fandos Martínez con una calle a su nombre.
El instructor del expediente, el concejal Enrique Safont, ha abierto el acto y ha dado la bienvenida a los familiares y a todos cuantos se han desplazado hasta Burriana para celebrar este homenaje. Posteriormente, tras el descubrimiento de la placa y la colocación a los pies de la misma de una corona de laurel, ha intervenido el burrianense Vicente Felis, que compartió con Fandos destino en Ifni en la brigada de transmisiones.
Felis, que fue quien tramitó la repatriación de los restos del soldado, ha tenido un recuerdo emocionado para quien fue su amigo y compañero de filas. De él ha destacado su actuación heroica, su carácter sencillo como hombre de campo, su espíritu de servicio, su valentía y su compañerismo.
También ha evocado la figura de Asunción Martínez, la madre de Joaquín, que perdió a su marido en la Guerra Civil y a su hijo en otra guerra, "y que no tuvo nunca palabras de reproche". Asimismo, considera un orgullo para Burriana, para los burrianenses y para su familia el homenaje que el 13 de febrero brindó a Joaquín Fandos el Regimiento de Transmisiones número 22 en el acuartelamiento Capitán Sevillano de Prado del Rey (Madrid), donde el nombre de Fandos figura en un edificio, en el monumento a los caídos y también en un premio con el que cada año se reconoce al mejor soldado de tropa.
El general jefe de la Brigada de Transmisiones y comandante militar de la zona de Valencia y Castellón, Vicente Ripoll -en representación del Ejército de Tierra-, ha dado las gracias al pueblo de Burriana por este reconocimiento a Joaquín Fandos y, especialmente, a Vicente Felis "por haber alimentado la luz de su memoria durante tantos años". Ripoll ha recordado a todos los caídos y ha destacado la importancia y el ejemplo de todos cuantos han precedido a los actuales militares y han dado su vida por defender España.
El acto lo ha cerrado el alcalde, José Ramón Calpe, quien ha reconocido que fue una grata sorpresa conocer la intención del Ejército de homenajear a Joaquín Fandos, "cuya historia ya conocía gracias a Vicente Felis, que ha sido su memoria en la ciudad". En este sentido, ha relatado cómo el propio Felis, en una visita al Congreso de los Diputados, se dirigió a los allí presentes para recordar que en ese día se cumplían 50 años de la muerte de Fandos "e hizo llorar a la guía del Congreso con su emotivo discurso. Ahora esa memoria ya no es sólo de Vicente, sino colectiva, y esta calle será testimonio de ello".
El primer edil ha afirmado que Burriana cuenta con muchos hijos ilustres, pero pocas ocasiones como esta para destacar el ejemplo de uno de ellos, Joaquín Fandos, "que hubiera podido estar hoy aquí en esta Burriana actual que no llegó a conocer por el cumplimiento de su deber", antes de finalizar el acto con vivas al Rey y a España.
Biografía

Joaquín Fandos Martínez nació en Burriana el 9 de diciembre de 1935, hijo de Joaquín Fandos Esbrí y Asunción Martínez Ramón. Con menos de un año de edad perdió a su padre, asesinado durante los primeros compases de la Guerra Civil.
Después de finalizar sus estudios básicos, se dedicó a las tareas del campo y, posteriormente, ingresó en el Ejército como soldado de reemplazo en 1956 y fue destinado al África Occidental Española (Ifni). Allí, como soldado de transmisiones, cayó abatido el 29 de noviembre de 1957 durante un ataque a las posiciones españolas en Telata, mientras cubría el lugar de un compañero.

martes, 17 de marzo de 2015

IFNI 1957-58
La Reserva en la "Operación Diana".

El 31 de enero de 1958 se efectuó una rectificación de la linea defensiva de Sidi Ifni, y para ello se tenía previsto ocupar las cotas "D" y "E", ya que éstas ofrecían una mayor seguridad en el cierre de las probables cotas de penetración del enemigo.



La Agrupación Táctica "Noste", al mando del teniente coronel Antonio Delgado Álvarez, tenia bajo su mando el IV Tabor de Tiradores, la I Bandera Paracaidista del Ejército de Tierra y el II Tabor de Tiradores, el cual llevó a cabo un fuego de protección a esta columna.

La Agrupación Táctica "Sur", compuesta por la VI Bandera de la Legión, el Batallón Expedicionario "Soria", 9, la II Bandera Paracaidista del Ejército de Tierra y el Batallón Expedicionario "Cádiz" 41, que seria el que apoyó con su fuego la misión de esta columna "Sur", y la Reserva estaba constituida por el Escuadrón Paracaidista del Ejército del Aire, al mando de su teniente coronel (hoy general, Mariano Gómez Muñoz), y las compañías l la, 12' y 13' del III Tabor del Grupo de Tiradores de Ifni, y además la 4° y 5" Compañías del I Tabor de Tiradores.

A las 8.15 horas, denominado Hora?H, todas las unidades realizaron el avance desde las bases de partida con el fin de alcanzar los objetivos designados de esta operación.

Dos horas después del inicio de la Hora H, a las 10.30, los tiradores se reunieron ante un nutrido fuego de fusilería y ametralladoras, que provenía desde la cota "249", pero la reacción no se hizo esperar. Los tiradores, con el mayor coraje y acometividad se lanzan al ataque apoyados con fuego de morteros, y aunque el éxito estaba garantizado, la 23' Compañía tuvo dos muertos y un sargento y un tirador heridos. Aunque el enemigo resistió con dureza, la 23" Compañía los hizo poner en fuga. Este comportamiento tuvo la satisfacción de que por el mando la 23' Compañía recibió una felicitación.
<
La 22' Compañía, a pesar de recibir un intenso fuego enemigo, continuó la progresión hasta conseguir conquistar la Cota "249", y en este duro combate tuvo que pagar un alto precio: dos soldados muertos y ocho heridos. Días después el enemigo, el 3 de febrero de 1958, desató un ataque en el cual se llegó a tener que expulsarlos a unos 40 metros de las líneas españolas. La respuesta por parte de las fuerzas españolas fue abrir fuego de mortero de 91 mm., lo que hizo retroceder al enemigo en precipitada huida, dejando sobre el terreno numerosas bajas. Por parte española, dos cabos de tiradores muertos y un soldado del IV Tabor y nueve tiradores heridos, así como tres legionarios de la VI Bandera y tres soldados de la Compañía Expedicionaria de Zapadores, 6, de San Sebastián.

Con esta operación, en la cual participó al mando de tres compañías de tiradores el comandante Alberto Arellano Carreras, se amplió la defensa de la ciudad de Sidi Ifni con un perímetro de unos 6 kilómetros, que así finalizaría hasta la entrega a Marruecos en 1969

jueves, 12 de marzo de 2015

                 LA  INDIGNIDAD DEL MINISTERIO DE DEFENSA


El rey de España es el jefe de ESTADO del país, símbolo de su unidad y permanencia, a quien corresponde arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones y representar al Reino de España, además de ejercer las funciones que le atribuyan expresamente la Constitución y las leyes.3 4 Es también comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, y como tal, capitán general de los Ejércitos, y ostenta el alto patronazgo de las Reales Academias.




 De nuevo un correo del amigo Ángel López. En esta ocasión, creo que para todos, donde nos  explica los muchos pasos que tiene que dar para  conseguir personalmente el dignificar a su hermano en la familia,  ajeno el ESTADO de tamaña indignidad. Recuerdo la frase de aquella madre a la que le pedían el sufragar los gastos del traslado de los restos mortales de su hijo  “vosotros os lo llevasteis, vosotros me lo tenéis que devolver”
No sé, si al Ministerio  de Defensa el Jefe del ESTADO pueda insinuar al menos, que lo que no realizan es vergonzoso. Igual le hacen caso para Ángel y para los Veteranos de la nefasta y absurda guerra de Ifi Sahara
                                                                       Adolfo



Amigos, solamente daros noticia de que ya tengo en mi poder las cenizas de mi hermano Luis, el del Grupo de Policía nº 1 de Ifni.
Parodiando la terminología militar, "operación rescate positiva" -1ª fase, porque sigo peleando por la documentación que va apareciendo "reservada".
Si os digo que penoso, me quedo corto; pude descender a la cripta, presenciar cómo se abría la tapa de un gran hueco rectangular con tres cajones dentro, uno identificado como de mi hermano.
Se nota que la tarea de exhumar y embalar los restos en el 69 la hizo tropa o como mucho un sargento/persona, es decir con humanidad.
Era un cajón de madera (aprox 040x060x070) bien armada y dentro un revestimiento de cinc para los restos perfectamente apilados. Por fuera una chapa atornillada con su nombre y una cruz.
Sin embargo, la idea de soterrar los nichos en una zona tan húmeda debe corresponder a un ilustrado. La madera de la caja se desmoronó sola.
En fin, vino un teniente que despachó el asunto sin más, ni un documento, acta o parecido, como si no fuera con ellos.
Me queda, como os digo, perseguir la documentación (reservada, judicial, me da...) donde este y escribir al Rey y al Ministro pidiendo el resarcimiento material y de la dignidad sustraída.
Ya os cuento. Decidme si os merece interés algún apunte de esta experiencia, por que pueda servir a alguien.

A vosotros, gracias por la ayuda y un abrazo. Ángel López Aguado.

lunes, 9 de marzo de 2015

REPORTAJE ESCRITO EN EL DIARIO MUNDO HACE ALGUNOS AÑOS AUNQUE AUN ES VALIDO PARA LA HISTORIA



Los legionarios españoles calzaban alpargatas para combatir en un terreno de arena y piedras

, La guerra que nunca se declaró y cuyo sello de paz oficial jamás fue estampado duró unos ocho meses. La noche del 23 de noviembre de 1957 estuvo a punto de ocurrir un desastre parecido al de Annual de 1921. Estaba todo dispuesto para que guerrilleros marroquíes controlados secretamente por el actual rey Hassán, entonces príncipe heredero, asesinaran en sus casas a todos los habitantes de Sidi Ifni y que tomaran todos los fortines del interior del territorio. La indiscreción de la cuñada aldeana de un policía nativo y la fidelidad de éste a su capitán evitaron la tragedia: le advirtió del ataque previsto. El periodista Jos Martín recuerda que su padre le contaba siempre cómo de madrugada se le presentó un soldado con un extraño y urgente mensaje: "¡Sin novedad, mi capitán: han matado al centinela!".

El asalto al polvorín y la toma de la ciudad fue un fracaso que se saldó con un puñado de muertos, pero todos los puestos del interior quedaron asediados. Son terribles las historias que han contado los supervivientes que durante unos diez días estuvieron cercados, hasta que las fuerzas paracaidistas recién creadas y los legionarios consiguieron liberarlos. Muchos de estos liberadores murieron en el empeño, como muchos de los asediados, y algunos nombres se conservan en el recuerdo y en el afecto de sus familias: el alférez de las Milicias Universitarias Rojas Navarrete, el teniente Ortiz de Zárate...
Pero la censura fue tan férrea que ni los habitantes de la capital ifneña llegaron a saber lo que sucedió en las guarniciones del interior; ni siquiera, en realidad, los mandos militares, a juzgar por cómo actuaron. Los poquísimos historiadores que se han acercado a aquellos sucesos -militares todos- se sorprenden de que un gobierno militarista como el de Franco tuviera a su ejército en tan patéticas condiciones. Las dolorosas anécdotas son innumerables. El primer muerto ilustre, el comandante Álvarez Chas, cayó al mar en un viejo Heinkel 111, con toda su tripulación, por un error en el momento del aterrizaje. "En el aeródromo existían todas las marcas posibles de whisky, pero faltaban elementos de guía a la navegación", cuenta un testigo.
Resultó que aquel glorioso ejército carecía de casi todo: los aviones eran antiguallas de los años treinta; los Junkers que Alemania había enviado a comienzo de la guerra civil, a falta de bombas lanzaban bidones de gasolina provistos de un sistema de explosión artesanal ideado por un teniente; los legionarios calzaban alpargatas para combatir en un terreno abominable de arena y piedras; cargaban todavía con una manta y su ración alimenticia se reducía muchas veces a un chusco y una lata de sardinas; para socorrer a los asediados se les lanzaba el agua dentro de neumáticos de camión, a falta de envases mejores, que reventaban al llegar al suelo; la puntería de los aviadores era tan mala que disparaban contra soldados propios que salían desesperados de los fortines en busca de agua y comida; para las comunicaciones, se usaban radios de carga a pedales... Una pobre defensa llevada a cabo con "vieja chatarra cuidadosamente remendada", como escribe el general Casas de la Vega.


En los sesenta, Sidi Ifni floreció como nunca y los militares cobraban tres veces su salario


A todas aquellas desdichas se añadió un tiempo tan malo, con lluvias y mar agitado, que el enclave estuvo casi un mes sin poder recibir ayuda de Canarias. Muchos civiles tuvieron que formar parte de somatenes para vigilar la ciudad por la noche, incluido en un llamado Batallón de la gabardina, incluso al lado de un puñado de periodistas del régimen que fueron enviados para cambiar la realidad por crónicas literarias... Escaseaba la comida, proliferaba la epidemia de gripe. Las bandas marroquíes dominaron en seguida todo el territorio y consiguieron incluso golpes notorios, como la aniquilación de casi una bandera de la legión, con 97 bajas (42 muertos), en Edchera, en el territorio sahariano, el 13 de enero del año 58... Franco, mientras tanto, disculpaba a su "hermano" el sultán Mohamed V, que había logrado la independencia de Marruecos un año antes, y hablaba como siempre de las asechanzas del comunismo internacional. Pero las Bandas atacantes, unos 5.000 hombres perfectamente organizados y pertrechados en formaciones guerrilleras, eran gente enmascarada de un ejército oficial marroquí al que el propio Franco estaba regalando armas y municiones. Más aún: muchos de sus oficiales habían estudiado en

 la Academia de Zaragoza

.Así se mantuvo durante 11 años, y con la ridícula categoría de provincia española, la número 51. En las Cortes franquistas aparecían baamaranis de Ifni y saharauis de la otra provincia, Sahara Occidental, ataviados con vistosos uniformes, a cobrar la paga y a preparar las últimas traiciones cuyas consecuencias todavía colean en el Sahara Occidental, después de la famosa Marcha Verde de 1975. Aquella mañana del 30de junio de 1969, va a hacer veintinueve años, se arrió la bandera de España del mástil de la plaza del mismo nombre (hoy plaza de Hassán II). Unos meses antes ya se habían embarcado los restos de los caídos y hasta las cruces que presidían sus tumbas en aquel cementerio que durante la guerra se iba agrandando de noche sin que los civiles de Sidi Ifni supieran por qué. Algunos oficiales lloraron, y también mucha gente de Ait Ba Amrán. La autoridad obligó a todos los civiles a salir de allí, a todos. Pagaron cien mil pesetas a cada uno para que rehiciesen su vida en otra parte.
Pero en esos últimos 11 años, en los sesenta, la ciudad todavía asediada brilló como un insólito paraíso. No había riqueza alguna, pero el gobierno asfaltó calles, levantó y pintó casas, construyó un extraño e ingenioso puerto a golpe de millones (puerto que los marroquíes abandonarían enseguida). Sidi Ifni floreció como nunca: los militares todavía salían a caballo a cazar gacelas, cobraban su salario hasta multiplicado por tres, paseaban con uniformes blancos, se casaban con gran boato, multiplicaban las fiestas, las partidas de póquer... Y los pocos civiles que completaban la población española vivían como en una película. Mientras, seguía siendo muy dura la vida en la península.

martes, 3 de marzo de 2015

Un poco,  o mejor, un mucho de vergüenza, si tengo, de vivir en una España dirigida por mediocres. No se salvan los "escribidores” de  nuestro Ministerio de Defensa, que desconociendo nuestra historia militar tienen un batiburrillo mental  donde  la absurda guerra de Ifni Sahara  la centralizan   en  Sidi Ifni
 Seguro que en la academia militar del ejército  la  “campaña” de Ifni Sáhara la estudian desde la victoriosa salida de Sidi Ifni por imperativo legal de la ONU  en una “RETROCESIÓN” en 1969. Siendo que el territorio de Ifni estaba ocupado por Marruecos desde el 23 de noviembre de 1957 se hizo un arreglo  para tapar las vergüenzas del Estado Español saliendo de Sidi Ifni victoriosos, entonando el  himno sacrosanto del deber de la patria y del honor. Al abandonar Sidi Ifni como  Ifni  quedo como si fuera el territorio. Así hoy 57 años después los militares  de mediana  edad  EL  SAHARA  e IFNI lo sitúan en SIDI IFNI.
En Sidi Ifni la única campaña que hubo  fue la de la Navidad de 1957 amenizada por las hermosas piernas de Carmen Sevilla y un Gila sin la camisa roja contando en sus chistes lo que estaba ocurriendo en las montañas cercanas del territorio de IFNI. Fue una guerra de chiste donde se moría               


 Adolfo

lunes, 2 de marzo de 2015

CON UN BONITO ARTÍCULO NOS INVITA NUESTRO BUEN AMIGO PABLO A SU WEB ( NUESTRA CASA) EL RINCÓN DE SIDI IFNI.


  


               

Bienvenidos a El Rincón de Sidi Ifni
Escrito por Pablo Vázquez Ramírez          
Sidi Ifni

                          "Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
                            y un huerto claro donde madura el limonero;
                               mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
                          mi historia, algunos casos que recordar no quiero."

                                                                           Antonio Machado.



Nunca he sido poeta, ni he tenido mano para los versos, pero hoy, pensando en aquellos días de mi infancia ya tan lejanos, me vienen a la mente los versos del poeta y me invade la nostalgia. Los culpables... los recuerdos. Recuerdos del olor a pinchitos en las fiestas del 6 de Abril; de una montaña que, a mis ojos de niño, parecía un gigante; de una playa a la que siempre quería ir; de una plaza con una estatua enorme, con unos signos que aún no acertaba a descifrar; de la panadería de mi abuelo Luis; de un colegio al borde del acantilado, en el que muchos perdimos una pelota en el recreo; de mi padre vestido con el uniforme caqui de la policía; del almacén que tenía en la calle 6 de Abril, con su montaña de cajas de Coca-Cola; de mis amigos y compañeros de juegos, de Joaquín Gallardo (q.e.p.d.), de Segundo Barber, de Manolo Nogales, de Miguel Antón, de Maribel Pérez, de Paco y Margarita Mérida, y de otros muchos de los que el tiempo ha borrado sus nombres de mi memoria, pero no su recuerdo.

Sidi IfniAhora, ya de mayor, disfruto con estos pensamientos y sensaciones. Pero, ya se descifrar esos signos que había en la estatua, y ya soy capaz de ver más allá de la mirada de un niño. Y veo un pueblo que necesita de sus hijos, de los que nacieron allí y de los que fueron adoptados por Ifni. Sí, habéis leído bien, porque aquella tierra era capaz de adoptar a los hombres y mujeres que recalaban en ella. Muchos, obligados a ir a un rincón perdido de África, salieron de sus casas con lágrimas en los ojos, pero volvieron también con lágrimas, al partir de una tierra que embruja a todo el que la pisa.

Por todo esto, me he decidido a lanzar este pequeño portal, para que, con tu ayuda, podamos recordar y a la vez mirar al futuro, sin complejos, sin reproches, sin prejuicios, solamente con nuestros sentimientos por una tierra que sigue estando en nuestros corazones.

Sidi IfniTe animo a que cierres los ojos durante unos instantes, y escojas el Rincón de Ifni que más te guste y te sientes un momento,  el Zoco Viejo, la calle 6 de Abril, el Faro, la Barandilla, la Playa, el Cuartel de Tiradores,..., elige el que quieras. Siéntate un rato allí y recuerda, recuerda esos momentos que pasaste en ese lugar, con sus alegrías, con sus tristezas. Pero... ¡espera! no te levantes aún, abre los ojos y mira ahora, mira a las gentes que, como muchos de nosotros, nacieron y viven allí. ¿Los ves?, seguro que si, ves entonces que te están mirando, preguntándose quién eres, acércate y tiéndeles tu mano, preséntate y diles: "Hola, soy tu hermano, yo también soy hijo de Ifni".

Este sitio está dedicado a todos aquellos que, por cualquier motivo, han tenido, tienen o tendrán algún tipo de vínculo con esta tierra africana, especialmente a mi abuelo Luis y a mi padre, que un día ya lejano, recalaron en ella y la hicieron su hogar.

Os doy la bienvenida a este Rincón de Ifni en Internet, con la esperanza de que os sirva, al menos, de entretenimiento. Aprovecho para deciros que este sitio no es solo mío, también es de todo aquel que quiera participar en su construcción, aportando ideas, noticias, enlaces, artículos,..., en fin, cualquier cosa que creáis interesante y que pueda ser expuesta y compartida en él.


Un fuertoe abrazo.  Pablo

viernes, 27 de febrero de 2015

sábado, 4 de diciembre de 2010

NUEVOS DATOS SOBRE SANTA CRUZ DE LA MAR PEQUEÑA: LA ADELANTADA A MELILLA EN ÁFRICA.

El domingo 20 de febrero de 2000 en el diario El Faro de Melilla vio la luz por primera vez un trabajo mio sobre historia. Trataba sobre la torre de Santa Cruz de la Mar Pequeña, primer asentamiento español en África, de ahí que lo titulara: "Santa Cruz de la Mar Pequeña: la Adelantada a Melilla en África" ,ya que se tenía a nuestra ciudad como primer asentamiento español en este continente.

Sobre este tema ha aparecido en el número 335 de la "Revista de Arqueología" correspondiente al mes de noviembre de este año 2010, un artículo de Luis Blanco Vázquez titulado: " LA TORRE ATLÁNTICO-SAHARIANA DE SANTA CRUZ DE LA MAR PEQUEÑA (SIGLOS XV - XIV), en el que se aportan datos que para mi eran desconocidos sobre la estructura de la torre y su actual conservación.
Escribía en el año 2000 que la fundación de Santa Cruz era un episodio más de la pugna entre portugueses y castellanos por hacerse con el comercio del oro de Guinea. Este comercio se llevaba a cabo a través del Sahara por caravanas que unían los puertos magrabíes del Mediterraneo con Tumbuctú, en la curva del rio Niger, mercado donde se intercambiaban las mercancias venidas del Norte de África por el oro. En los puertos magrabíes este oro servía para pagar las especias orientales, tejidos y manufacturas provenientes de Europa que transportaban casi exclusivamente los buques de las repúblicas italianas y la Corona de Aragón. Los portugueses, seguidos por los castellanos, iniciaron sus exploraciones de las rutas atlánticas con el fin de alcanzar por mar los paises productores de oro del Golfo de Guinea para establecer una via directa de comercio. Mientras que se alcanzaba este objetivo, se fueron fundando factorías en la costa de la llamada Berbería de Poniente con el proposito de ir desviando el comercio desde los puertos mediterráneos a estas factorías. Santa Cruz sería uno de estos puestos comerciales. La zona donde estaba enclavada dicha torre era visitada desde principios del siglo XV por andaluces y canarios para pescar, comerciar y capturar esclavos. Juan II de Castilla cedió al Duque de Medina Sidonia los derechos sobre estas tierras y pesquerías que fueron objeto de disputas con Portugal hasta la firma del Tratado de Alcaçobas en 1479.
Santa Cruz se fundó por primera vez en 1476 a iniciativa de Diego de Herrera, uno de los conquistadores de las Canarias. Estaba localizada en una ensenada conocida en esa época por los españoles como Mar Pequeña y actualmente como Puerto Cansado. Para los marroquíes se denomima Bahía de Najla y está dentro del Parque Nacional de Khenifiss, según recoge en su artículo Blanco Vázquez.
Esta primera torre desapareció en 1485, aunque para ese año ya funcionaba otra factoría llamada San Bartolomé en Cabo Juby. Tras la firma del Tratado de Tordesillas en 1494, los Reyes Católicos reactivan la política africana y en 1495 dan órdenes a Alonso Fajardo, gobernador de Canarias, de reedificar la torre de Santa Cruz. Diego de Cabrera, enviado de Fajardo, viaja a la costa africana para entablar negociaciones con los jeques locales de cara a obtener facilidades al establecimiento español. En agosto de 1496, tras la aceptación de los jeques a convertirse en vasallos de Castilla, parte hacia Mar Pequeña una flotilla de cinco buques con materiales de construcción, albañiles y una escolta de soldados, iniciándose las obras que se terminarán en noviembre de ese mismo año.
Según Blanco Vázquez, que muestra en su artículo fotos de los restos de la torre, esta tendría planta cuadrada con ocho metros de lado y varios pisos. En el superior existían troneras y la terraza estaría defendida por un muro almenado. Sus funciones serían las de defensa y atalaya. Almacenes y tiendas montadas por los comerciantes ocasionales completarían el conjunto que estaría rodeado por un muro. En el Derrotero nº 4 publicado por el Instituto Hidrográfico de la Marina, edición de 1975, leemos que todavía se podían ver en el interior de la ensenada de Puerto Cansado los restos de una torre y una muralla. Blanco Vázquez, por su parte, advierte del peligro de que las arenas del desierto terminen sepultando dichos restos.
En junio de 1497 los Reyes Católicos ponen bajo su salvaguarda a todos los comerciantes magrebíes y saharauis que acudieran a la factoría, salvaguarda que se extendía a los que pagaran parias que no podrían ser atacados y capturados como esclavos.
El volumen de negocios que se contrataba en la torre de Santa Cruz dejaban a la Hacienda Real unos cien mil maravedíes al año. Esto llevó a plantearse una mayor implatación española en la zona.
En febrero de 1499, cinco tribus que habitaban el valle del río Draa: Tagaos, Tagamarte, Ufran, Tamanarte y Aulajamar, que los castellanos englobaban en un reino llamado Bú-Tata, se declararon vasallos de los Reyes Católicos y al año siguiente se decide la construcción de nuevas fortalezas en cabo Bojador, la desembocadura del río Asaka y cabo Nun, (desembocadura del Draa) pero el proyecto no fructifica.

Santa Cruz es tomada por las tropas de los Jerifes Saaditas en 1524 y el resto de los asentamientos y factorias españolas son paulatinamente abandonados de forma que a finales del siglo XVI no queda ninguna.
No por ello se perdió el interés por esa costa y el caladero pesquero sahariano. En el Tratado de Tetuán de 26 de abril de 1860 que puso fin a la guerra con Marruecos de 1859-60, se estableció en virtud de su artículo octavo que: "S.M. Marroquí se obliga a conceder a perpetuidad a S.M. Católica en la costa del Océano junto a Santa Cruz la pequeña el territorio suficiente para la formación de un establecimiento de pesquerías como el que España tuvo allí antiguamente".
Quedaba concretar el lugar donde estuvo Santa Cruz de Mar Pequeña ya que con el paso del tiempo se había perdido la ubicación de su emplazamiento. Pero España tuvo que centrarse en problemas internos y no es hasta el año 1878 cuando una comisión hispano-marroquí embarcó en el buque Blasco de Garay para determinar la situación de Santa Cruz. Finalmente se decide aceptar como emplazamiento de la torre la ensenada de Sidi Ifni, decisión tomada más por motivos políticos que históricos. Los derechos españoles sobre este territorio fueron ratificados en la Conferencia de Algeciras y en el tratado hispano-francés de 1912, aunque Sidi Ifni no fue ocupado hasta 1934.
En cuanto al territorio donde realmente estuvo ubicada la torre de Santa cruz fue ocupado por España a principios del siglo XX a iniciativa del coronel Bens y pasó a formar parte del llamado territorio de Cabo Juby o Tarfaya, que constituía la zona sur del Protectorado Marroquí y limitaba en el paralelo 27º 40´norte con el llamado Sahara Español. Tarfaya se entregó a Marruecos en

sábado, 21 de febrero de 2015

LO MISMO QUE EN ESPAÑA


Ifni en la prensa digital

Escrito por Libé.ma   

jueves, 18 de julio de 2013

Fuente: Libé.ma
(Traducido por Khadija Laaraj)

Firma de convenios por el Alto Comisionado a los antiguos resistentes

Para la conservación de la memoria histórica nacional y local

La delegación provincial del Alto Comisionado para los antiguos resistentes y antiguos miembros del Ejército de Liberación ha firmado recientemente en Sidi Ifni dos convenios de colaboración y cooperación relativos a la conservación de la memoria histórica nacional y locaEl primer convenio firmado con el Consejo Comunal de Sbouya atañe a la edificación en el territorio de esta colectividad de una estela conmemorativa dedicada a la preservación de la memoria nacional y local como gesto de reconocimiento de «la contribución de los habitantes de esta comuna a la epopeya de la independencia y de la unidad». El segundo convenio, firmado con el Laboratorio de Investigaciones sobre las Sociedades Saharauis de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, perteneciente a la Universidad Ibn Zohr de Agadir, tiene como objetivo poner en valor la historia de la resistencia y del Ejército de Liberación, difundir la cultura de la ciudadanía y fomentar las misiones de desarrollo cultural y del referencial histórico de la identidad marroquí.

Los signatarios se comprometen a apoyar las actividades científicas y la investigación cultural, a elaborar estudios e investigaciones en relación con los temas de interés común y a orientar a los estudiantes y a los investigadores hacia la historia de la resistencia y del Ejército de Liberación en el sur de Marruecos.

Además, se comprometen a establecer un programa común para la conservación de la memoria oral, a favorecer el intercambio de documentos y publicaciones en relación con la historia del movimiento nacional en general, y en particular estudios referentes al sur de Marruecos y a definir un plan de acción anual que debe poner de realce las diferentes facetas de la historia de la resistencia marroquí en el sur del país y rendir homenaje a sus protagonistas. 

La firma de esos dos acuerdos tuvo lugar al final de la jornada de información con los miembros de la familia de la resistencia y de los antiguos miembros del Ejército de Liberación, organizada al cumplirse el 44 aniversario de la recuperación de Sidi Ifni y su vuelta a la patria, como episodio clave en el proceso de finalización de la independencia y de la integridad territorial del Reino. 

En esa ocasión, el Alto Comisionado para los antiguos resistentes y miembros del Ejército de Liberación, El Mostafa El Ktiri, insistió particularmente en el simbolismo de ese aniversario marcado por la retirada de las fuerzas coloniales, celebra también la perservencia, el valor y la valentía que las tribus de Ait Baarmane han demostrado constantemente, de igual manera que las otras regiones del país. Esa jornada de información, a la que asistieron el Gobernador de la provincia de Sidi ifni, Mamay Bahi, miembros del Consejo Nacional de los antiguos resistentes y antiguos miembros del Ejército de Liberación y otras personalidades civiles y militares, fue celebrada con homenajes en memoria de los martires, así como con la entrega de ayudas materiales a algunos beneficiarios


Copiado de la Web El Rincón de Ifni

miércoles, 18 de febrero de 2015



    Un condecorado de Sidi Ifni se entera de su medalla 56 años despues



Fuente: Blog oficial del Ejército de Tierra español


Los hechos sucedieron en 1958, durante la guerra de Sidi Ifni. Julián Duarte Flores, entonces soldado conductor, integró el contingente de tropas españolas desplazadas al norte de África para defender las posesiones de Ifni, el Protectorado Sur y el Sáhara Español. Hasta ahí una historia común a la de otros 10.000 soldados españoles. Pero lo que marca la distinción es que Julián, al término del conflicto, fue condecorado con la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo. La recompensa le fue concedida al término de la guerra por el entonces Gobernador General del Sáhara, y ahí permaneció, como una simple anotación en su historial militar, sin que nunca se materializara su entrega.


En realidad, Julián jamás tuvo conocimiento de esta medalla hasta hace unos meses. La curiosidad de su yerno, el teniente Félix Romero, descubrió el olvido. Tras escuchar mil y una historias de aquella guerra, Félix indagó en el Archivo General Militar de Guadalajara, y en el historial de Julián figuraba la concesión de la Cruz.
La recompensa ha permanecido en el limbo durante más de medio siglo y próximamente le será impuesta a su protagonista. Se cerrará así el círculo de esta singular historia protagonizada en dos tiempos por Julián Duarte.

Ha pasado el tiempo pero Julián conserva una memoria portentosa. Recuerda que salieron para África «del cuartel de Canillejas, con un camión y una dotación de 90 balas, un mosquetón checo y ropa de invierno». Tras una odisea de varios días en el buque Dominé, llegó a Cabo Juby. Allí, en su capital, Villa Bens, cumplió sus obligaciones como conductor hasta que le evacuaron a El Aaiún. «De patrulla nos daban una lata de sardinas y una de carne, y un litro de agua. Cuando faltaba la comida, los legionarios mataban camellos salvajes para comer», recuerda Julián. Los soldados lavaban su ropa con gasolina por la escasez de agua y cocinaban lo que había sobre la carrocería de los camiones. Las temperaturas oscilaban entre los 45 y los 50 grados centígrados.
Son vicisitudes que se agolpan en su memoria con la misma nitidez que los momentos más dramáticos vividos en África. Incluido su episodio de heroísmo. «Estábamos en retaguardia. Con los camiones vimos a paracaidistas españoles que se tiraban de aviones. A algunos les disparaban desde tierra y resultaban muertos o heridos. Nadie quería ir a por ellos. Así que fuimos voluntarios en cinco camiones para recoger a los heridos».
Un condecorado de Sidi Ifni se entera de su medalla 56 años despuésUn condecorado de Sidi Ifni se entera de su medalla 56 años después

Las imágenes de aquello siguen frescas en su mente. También el regreso a casa. En dos barcos hasta Cádiz, donde abrieron las bocas de riego de par en par para que los soldados pudieran lavarse un poco; desde ahí, en un tren a Madrid, donde hoy vive para contarnos su historia.




Homenaje a un héroe de Sidi Ifni 
Escrito por Ministerio de Defensa  
martes, 17 de febrero de 2015
Fuente: Ministerio de Defensa (Boletín de Tierra nº 4004)

En el Regimiento de Transmisiones nº 22

Acto de homenaje a los caídos por España

El Regimiento de Transmisiones (RT) nº 22 (Pozuelo de Alarcón – Madrid) ha celebrado, el 13 de febrero, un acto de homenaje a los que dieron su vida por España, y en especial al soldado Joaquín Fandos, que cayó heroicamente en la guerra de Ifni en el año 1957. El soldado estaba encuadrado en el Regimiento de la Red Permanente y Servicios Especiales de Transmisiones, unidad de la que ahora es heredera el RT nº 22.

Según quedó recogido en los partes de guerra, durante los nueve días que siguieron al asalto de Tzelata, el soldado Fandos renunció a sus ratos de descanso para relevar a otros compañeros que veía más agotados hasta que una granada le hirió mortalmente y falleció el 2 de diciembre
Asistentes al acto ante la placa de recuerdo

              Acto de homenaje a los caidos por España

El acto de recuerdo ha servido para reconocer el sacrificio desinteresado, el valor y el espíritu de compañerismo que demostró en combate este soldado, que cuenta con un edificio que lleva su nombre en el acuartelamiento “Capitán Sevillano”, sede del Regimiento.



El acto fue presidido por el jefe de la Jefatura de Sistemas de Información, Telecomunicaciones y Asistencia Técnica, general José M. Roldán, y entre los asistentes se encontraba una delegación del ayuntamiento de Burriana, localidad castellonense de la que era natural el homenajeado, una delegación de la Comandancia de Valencia y Castellón, y un compañero de armas que sirvió a su lado en Ifni

lunes, 16 de febrero de 2015

UN BONITO RECUERDO. QUE NO TODO TUVO QUE SER TRISTE


ARTES PLÁSTICA


Entrevista con el pintor Adolfo Cano para la revista digital NUEVO IMPULSO, realizada por "Palmeral"

BREVE BIOGRAFÍA
Adolfo Cano Ruiz, nació en Valencia en 1935

Estudie cuatro años de dibujo artístico en la academia Robledo y cuatro de delineación en la escuela de la UNL (Valencia).En los doce años de mi estancia en París, en los fines de semana, paso largas horas en el alto Montmartre “absorbiendo” todo tipo de estilos y técnicas de los muchos pintores que en esa bohemia plaza se reúnen a pintar, (como si no hubiera pasado el tiempo de los impresionistas). Es en el París de 1961 al 1975 donde hago un total de cuatro exposiciones individuales (no dudo que el hecho de haber sido refugiado político en esa época, me facilito esta posibilidad, siendo Valentín González “El Campesino” por sus amistades quien me ayudo a ello en el inicio) También la Policlínica  Cervantes  gestionada por ARDE

Regreso a España en el 75 y paso veinte años pintando esporádicamente, hasta que en 1995 monto una exposición permanente en la tienda de mi hija en Campello. Es a partir del 2001 cuando me vuelve a dar el “mono” y monto una individual en el vestíbulo del Auditorio (Casa de Cultura de Campello), 2003 en Naucotur (Campello), 2004 en la sala de la Asociación de Artistas Alicantinos, 2005 Biblioteca Municipal (Campello). En el 2006 creo, organizo y participo en el primer grupo de 10 Artistas Alicantinos, participando en cinco de las de las seis que ha tenido el grupo. (Campello, Busot, Alicante, San Vicente del Raspeig, Calpe) 2006 pinto por encargo y dono la Santa Faz a la Cofradía del Santo Entierro de Campello que procesionan ese mismo año. 2006 Creo la Asociación de Artistas Plásticos de El Campello del que soy presidente fundador, habiendo con el grupo que forma la Asociación, organizado exposiciones de una cierta relevancia artística, dentro y fuera de Campello. Pertenezco a la Asociación de Artistas Alicantinos con la que he hecho muchas exposiciones colectivas.



BATERÍA DE PREGUNTAS
-¿Cómo definirías tu estilo y qué buscas en la pintura?
Mi estilo yo lo considero “Figurativo Informal” soy por naturaleza curioso, me gusta crearme retos, de los que salgo con mas pena que gloria, por esto mas que en la pintura como tal, es en el arte y el mundo que lo rodea que busco la satisfacción de “hacer algo”. La pintura para mi, es donde me refugio, es simplemente mi “sitio de relajación”.

-¿Desde cuándo tu afición al dibujo y a la puntura, quiénes han sido tus maestros?
“Y llego el Arte y busco al nato y le dijo tu serás” Soy de los que piensan que eso de pintar es algo nato, también que pintar no es ser pintor, que solo es la base para que en el gimnasio de la vida uno haciendo musculación, “machacándose” pueda llegar a ser pintor, muchos verdaderos artistas pintores se pierden en el tiempo por no “machacarse”. Yo tengo algo de barriga


¬ -¿Qué pintores te han influido más, y quién te gusta de los actuales?, responde:
Es en el Renacimiento, el Barroco y el Plateresco español en la fuente de donde he bebido. Por pintores actuales…..yo me baje y me quede en la estación donde estuvieron Juan Gris, Dalí, Sorolla (cubismo, surrealismo, impresionismo) donde me encuentro muy a gusto.


¿Qué quieres conseguir en la pintura, qué buscas?
Buscar en pintura no busco nada, me serviré de ella mientras pueda para fomentar el arte, granito de arena con el que de una forma tardía estoy tratando de hacer muro, que sirva como refugio a los demás.


-¿Cómo ves el actual panorama pictórico en El Campello?
El panorama pictórico de Campello lo veo bien, mal y todo lo contrario. Puedo contar con los dedos de una mano lo que pueda haber de interesante.


-Eres presidente de la Asociación de Artistas del El Campello. Qué actividades lleváis.
La Asociación de Artistas Plásticos de El Campello es un proyecto un tanto novedoso, se trata de constituir una Asociación con un pequeño grupo, donde en sus estatutos se indique en su fundamento el “promocionar el arte dentro y fuera del Municipio” así, este grupo de artistas locales ( Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero y dos vocales) es la directiva de una gran Asociación, como lo es todo el Campello artístico, organizando (como así se ha demostrado durante sus tres años de existencia) eventos de un cierto eco cultural dentro y fuera de Campello. Exposiciones de la Asociación siempre con artistas invitados de una cierta entidad artística, exposiciones colectivas para todo artista local, arte en la calle para artistas locales e invitados, mini conciertos de cuerda, conferencias de arte. Tenemos aun ideas a poner en práctica para los artistas locales que no hemos podido poner en marcha por la no asimilación del proyecto.


-¿Quiénes pueden hacerse socio de esta Asociación?

Siendo como es una Asociación singular, no lo es de libre asociación, los requisitos son.
Ser artista local, tener un nivel o corriculum aceptable, tener espíritu de integración a grupo, tener tiempo para dedicar a la Asociación, amar el arte como tal, sin tener en mente el binomio “exponer, vender”. (Vender si, pero casi como si fuera un accidente, algo que llega sin esperar y aceptado con satisfacción)


-Qué aconsejarías a los que empiezan en este complejo mundo de la pintura?
Que se “machaquen” con o sin profesores, única forma de llegar a ser PINTOR


-Qué proyectos inmediatos tienes, qué estás pintado ahora?
Proyectos: Los de la Asociación (cuatro exposiciones 2010 siempre con “algo añadido” posible Arte en la Calle y 10 Artistas Alicantinos)

Estoy pintando desnudos de los grandes maestros con un estilo que yo llamo “figurativismo geométrico”

BREVE CURRICULUM

FOMACIÓN: Bachiller
EXPOSICIONES: Nueve individuales, mas de cuarenta colectivas y unas doce “colectiva especiales"(Pequeños grupos de no mas de diez)

lunes, 9 de febrero de 2015

SECUELAS DE LA GUERRA DE IFNI SAHARA

                                        LAS SECUELAS DE UNA GUERRA,

Poco o nada se ha escrito de las secuelas. SECUELAS( del latín sequela  “lo que sigue”  “consecuencia “ )habría que profundizar en cuanto generalmente en lo gramatical se le atribuye  mas bien al concepto que en medicina se considera una “consecuencia” debido a algo orgánico que le ha dejado “Secuelas “mayores o menores que le perduraran para siempre.
También la medicina acepta  el que la mente puede albergar imágenes o pensamientos de duras realidades, que almacenadas en el subconsciente  son verdaderas secuelas, que no pocas veces se somatizan creando lesiones orgánicas. Debido a esta realidad, existen las terapias que se dan a los soldados que han intervenido en un conflicto bélico.

Claro que trasladarse a la Guerra de Ifni Sáhara de 1957-58 donde un soldado del SMO (Servicio Militar Obligatorio) era algo indefinido, con obligaciones y deberes presto a cumplir una orden, con la única dignidad de conservar el nombre y no  atribuirle un número.  

Recordando la  absurda guerra de Ifni Sáhara nos encontramos con todo tipo de secuelas Heridos, muchos con secuelas por mutilaciones, heridos  sin mutilaciones con secuelas orgánicas por vida al igual que los mutilados En mi caso por una rara enfermedad  de las encías fui perdiendo la dentadura en Ifni (piezas sacadas con infección y haciendo palanca entre piezas)    Terminado el SMO ya en casa un año después con 23 años llevaba dentadura postiza( por aquellos años no existían los implantes)  con lo que representaba para relación amorosa de la edad.  Mi padre falleció el 3 de diciembre de 1957 estando  yo en la columna de rescate  a Telata (operación Netol, sin permiso) En 1959 falto mi madre (46 años)  de un cáncer producido por la somatización  del sufrimiento de haber perdido a su marido y tener a su hijo en una guerra. En 1961 fui operado de una perforación  de una ulcera de estomago que traje de Ifni.

Podemos decir que la “Guerra que no fue” hubieron 300 muertos más de 500 heridos 80 desaparecidos  de los que un número no determinado fueron muertos  que quedaron en el territorio de Ifni  sin enterrar (los cuerpos nunca se recuperaron) ocupado por Marruecos desde el 23 de noviembre de 1957  40 prisioneros devueltos a España  por Mohamed V en Rabat  en 1959 y muchas SECUELAS  Cien días fueron suficientes para dejarse en aquella absurda guerra de Ifni Sahara  parte de la juventud.

Adolfo                  

viernes, 6 de febrero de 2015

                   LA INDIGNIDAD DEL ESTADO ESPAÑOL




Hace unos días recibía un correo de Ángel López, se refería al traslado de los restos mortales de su hermano Antonio cuyos restos  “reposan” en el cementerio de San Lázaro de Las Palmas de Gran Canarias. Todo sería normal si su hermano Antonio López  Q. E. D  hubiera tenido sus orígenes en las Islas Afortunadas, pero no es el caso. A  Antonio lo mataron en Ifni el 4 de febrero de 1958 cumpliendo el Servicio Militar Obligatorio inmerso en una absurda guerra que por vergüenza el régimen quiso ocultar  y a fe que lo consiguió, porque tras la muerte  del Caudillo, llegada la democracia,  ningún partido se ha atrevido, (por no molestar al Moro)  y siguiendo los preceptos  de Franco ,el no poner  la guerra de ifni Sahara en el lugar que le corresponde en nuestra historia   Así a Ángel, por querer recuperar los restos de su hermano, el Estado le hará el favor de poder hacerlo,  siempre que corra con todos los gastos de exhumación de los restos y traslado , a donde Defensa hace 57 años debió haber realizado. Como hoy se hace con honores militares.  Los que estuvimos cumpliendo el  SMO, combatiendo en la última  guerra colonial española   que fue Ifni Sahara fuimos la “soldadesca” con el único derecho de  luchar y morir, sin más reconocimiento que el recibir sepultura en cualquier lugar lejos de la familia. Familia que hoy tienen que pagar para recuperarlo y tener así un recuerdo real  de un ser querido donde depositar unas flores y una oración.  
                                LA INDIGNIDAD  DEL ESTADO ESPAÑOL



Adolfo Cano Ruiz                                                                                                                                                                        

lunes, 2 de febrero de 2015


miércoles, 28 de enero de 2015

PARTE DEL ARTÍCULO "LA LEGIÓN EN LA GUERRA DE IFNI SAHARA" POR SAÚL VIZUETE IBÁÑEZ

Sáhara

La táctica en el Sáhara, con una superficie a defender mucho más amplia fue diferente a la de Ifni, especialmente en, la ya señalada, búsqueda de la ayuda francesa. Francia veía con honda preocupación como las fuerzas españolas podían verse desbordadas y que a ellos se les abrieran nuevos frentes. Con el desastre de Anual aún muy presente en la mente de los mandos españoles, la primera medida fue abandonar las posiciones más alejadas de las capitales, o en su defecto, dejándolas en manos de tropas indígenas, en las que cada vez se confiaba menos. El coste de esta política fue enorme, pues muchas tribus nómadas del interior se vieron abandonhttp://www.sidi-ifni.com/images/stories/users/saul_vizuete/la_legion/edchera-800.jpgadas a su http://www.sidi-ifni.com/images/stories/users/saul_vizuete/la_legion/edchera-800.jpgsuerte por España, y acabaron por unirse al Ejército de Liberación.
Para La Legión la guerra en el Sáhara fue mucho más importante que la de Ifni, y de ella sacaron unas conclusiones muy valiosas sobre la guerra en el desierto, aplicadas más tarde por los Tercios Saharianos, que tan buen resultado dieron hasta el abandono definitivo del Sáhara en 1976. A la presencia de la recién creada XIII Bandera, se sumó la IV en julio de 1957, la II en noviembre y la IX ya en enero, justo después del combate de Edchera.
Tras establecerse una serie de núcleos defensivos entorno a la capital El Aaiún, el plan de operaciones consistió en ir barriendo el desierto en acción combinada con los franceses, que facilitaron mucho las operaciones gracias a su apoyo logístico, mucho más desarrollado que el español. Tras rechazar varios amagos de asalto a la capital, la primera acción seria se produjo el 22 de diciembre, cuando el jefe del dispositivo, coronel Mulero, decidió hacer un reconocimiento ofensivo por La Saguia el Hamra(5), que acabó con un ataque de los legionarios sobre el oasis del Messeid. Tras iniciar el ataque con fuego de morteros y barrer la zona con las ametralladoras, el enemigo comenzó a huir, pero fue alcanzado por los legionarios que tomaron el oasis a la bayoneta (Canales y del Rey, 2013). Al día siguiente, los guerrilleros del Ejército de Liberación intentaron vengar la derrota, pero fueron frenados por las fuerzas españolas. Mientras, la situación en Villa Cisneros y Villa Bens, era algo más tranquila, lamentando solo unas pocas bajas en una emboscada.

El combate de Edchera

Si hay algo por lo que se recuerda está olvidada guerra, es por el combate de Edchera. Mucho se ha escrito sobre esta acción, de la que aún hoy existen algunas lagunas. Pero lo que es seguro, es que, independientemente de lo acertado del movimiento táctico de aquella jornada, las escenas de sacrificio y heroísmo la hicieron pasar a los anales de la historia con letras de oro.

Eran las 07:00 del 13 de enero de 1958, cuando la XIII Bandera, al completo de sus efectivos, salió en dirección a Edchera con la misión de efectuar un reconocimiento sobre esta zona y obtener información de contacto . A la acumulación de Banderas legionarias en el Sáhara, se había sumado la dotación de nuevo armamento y la inclusión de artillería ligera. Aquel día, la bandera no la llevaba, siendo su base de fuego inconsistente (Casas, 2008). Al llegar al borde este de la orilla del lecho seco de La Saguia el Hamra, se estableció contacto con el enemigo, el cual estaba perfectamente organizado y con un plan de fuegos ajustado. La 2ª compañía, al mando del capitán Agustín Jáuregui Abellas(6), se introduce en exceso en el lecho del río, en una zona donde el enemigo era muy superior en número y volumen de fuego, seguramente en la idea de tomar el Messied y que el enemigo no escapara de nuevo como en la acción del día 22 (Ejército de Tierra, n.d.). Mucho se ha criticado por esta maniobra al capitán Jáuregui. Los testimonios de este combate son muy variados, dependiendo del lugar que ocupó en él cada uno de los testigos. La Bandera intentó envolver al enemigo por el flanco sur, pero al estar fijada la 2ª compañía, no fue posible, y se da la orden de repliegue. El enemigo, a su vez también intenta envolver a las fuerzas legionarias, pero es frenado por el movimiento de la 1ª compañía hacia el flanco norte, para reforzar a la 3ª. Aquí, el testimonio del coronel Manuel Álvarez López –que era por entonces teniente de la 3ª compañía, y vio el combate desde el flanco norte–, resulta de gran importancia:

“Cuando el enemigo empezó a envolvernos por dicho flanco, me di cuenta que nos iba a efectuar fuegos cruzados de flanco y de frente, de los que iba a ser complicado salir con vida. Sin embargo, al oír los disparos que procedían del fondo de la Saguia, cesó la acción de envolvimiento del enemigo por nuestro flanco norte que resultaba tan sumamente arriesgada. El motivo fue que las reservas enemigas se emplearon para combatir al capitán Jáuregui y a los hombres que le acompañaban.” (Escrito de homenaje y agradecimiento al capitán D. Agustín Jáuregui Abellas, por su acción de heroísmo y de sacrificio en el combate de Edchera, al sacrificarse en beneficio de sus compañeros de la XIII Bandera de La Legión el 13 de enero de 1958, ápud Memoria Blau, n.d.).
Según este testimonio, la tan criticada acción del capitán Jáuregui fue fundamental para salvar a la Bandera de ser envuelta por el enemigo. Cuando se le dio la orden de repliegue, el fallo de las transmisiones o la fijación del enemigo le impidió realizar el movimiento. Mientras la 1ª reforzaba a la 3ª por el norte, una de sus secciones, la mandada por el Brigada Fadrique, fue enviada al fondo de La Saguia a reforzar la compañía del capitán Jáuregui (Rodríguez, 2005). Al llegar no pueden contactar con el capitán Jáuregui ni con ninguno de sus hombres y han de contener una avalancha humana que conoce el terreno a la perfección y les triplica en número. Pese a la violencia del choque, la sección consigue situarse a duras penas en una precaria defensiva. Con escasos abrigos y cubiertas, el enemigo no da tregua y el brigada recibe una primera herida en el hombro. Las bajas de ambos bandos se multiplican y el brigada recibe dos nuevos balazos en la clavícula y la oreja. Dándose cuenta de que es imposible contactar con el capitán y viendo que sus hombres no paran de caer, decide sacarlos de aquel infierno. Se queda cubriendo la retirada de lo que queda de su sección, acompañado únicamente de dos cabos y el proveedor de un fusil ametrallador, el legionario Maderal Oleaga. El brigada recibe una nueva herida y viendo que no podrá salir de allí ordena a sus hombres que se marchen, algo a lo que se niega Maderal Oleaga. Los dos hombres son ya presa fácil para el enemigo, que acaba con la vida del legionario de un certero disparo. Solo ya el brigada, recibe un disparo en el vientre, pero aún continua agotando su munición hasta que otro le destroza el cráneo (Martín, 2012). El enemigo fue implacable y destrozó a golpes y machetazos los cuerpos de ambos héroes.
Por esta acción, el brigada Fadrique y el Caballero Legionario Maderal Oleaga iban a recibir las dos última Cruces Laureadas de San Fernando que se han concedido en nuestro país.

Fotografia posiblemente amañada por poner imagen al desastre

El combate transcurrió durante todo el día, hasta que llegada la noche, el enemigo rompió el contacto y huyó dejando 50 muertos en el terreno y estimándose otros 200 heridos de una fuerza total de 500 hombres. La Legión tuvo 43 muertos y 64 heridos, siendo la sección del brigada Fadrique la más castigada, con 20 bajas de un total de 31 hombres, incluyéndole a él y a sus tres jefes de pelotón.

Parte de un articulo:  "La Legión en la Guerra de Ifni Sahara" escrito por       Saúl Vizuete Ibánez      "colgado" en el Rincón de Sidi Ifn http://kripteiamiliteshispanus.blogspot.com.es/

martes, 20 de enero de 2015

CURIOSIDADES

La carta de la Asociación "Ifni, Memoria y Derechos"

Carta destinada a todas las organizaciones internacionales y al OIT


De acuerdo a los orígenes étnicos árabes-beréberes y latinos del pueblo de Ifni, y recordando los sacrificios hechos por los autóctonos del territorio en aras de la libertad y la dignidad, y en consecuencia a las resoluciones, convenios y tratados internacionales sobre el pueblo de Ifni (1860, 1904, 1934, 1960, 1966, 1968), y con respecto a lo que sufre este pueblo con las políticas sistemáticas que amenazan su pasado y su futuro, empobreciéndolo y provocando la emigración de sus habitantes, con una continuada explotación de sus recursos naturales y reprimiéndolo cada vez que surge la ocasión para ello (..., 2005, 2008, 2011, 2013), con el fin de desanimarlo a reclamar sus legítimos derechos como pueblo indígena.
La política marroquí tiene previsto continuar las represalias contra el territorio y militarizar su capital Sidi Ifni, y "fabricar" los procesos judiciales en contra de sus activistas y continuar deteniendo a sus militantes, emplear la quinta columna y permitir al lobby pro-marroquí controlar y dominar por medios ilegales la región, políticamente y económicamente.Por otro lado, Marruecos intenta confiscar las tierras de los nativos y legitimar su prevista delimitación de las aguas territoriales de las fronteras marítimas con España, de conformidad con la ley internacional (¡¿de los derechos históricos?!) como está indicado en el malogrado acuerdo de Fez de 1969, con el fin de continuar acelerando el agotamiento y el saqueo de los recursos naturales de la región y destruir su medio ambiente y sus recursos humanos.

Frente a esta situación inhumana e ilegal contra los derechos de este pequeño pueblo, hacemos un llamamiento a las Naciones Unidas y a las organizaciones internacionales, así como también a la Unión africana y la Unión Europea pidiéndoles lo siguiente:

Asumir su responsabilidad histórica y moral hacia el territorio de Ifni, y el reconocimiento del sufrimiento que padece desde 1969 por el intento de destrucción sistemática.

Trabajar para frenar el complot flagrante entre España y Marruecos contra el territorio y a favor de sus intereses políticos y económicos.

Trabajar para emitir una resolución que prevea un estatuto especial para el territorio, en espera del establecimiento de las condiciones objetivas y al clima favorable para la aplicación de su derecho a la libre determinación, como lo afirma la resolución 1514 de la Asamblea General de la ONU aprobada el 14 de diciembre de 1960.

 Así como también anunciamos al público que:

Ignorar los derechos del pueblo de Ifni -llave del Sahara Occidental- puerta del Sahel y del Sahara, puede provocar retrasos en los esfuerzos de las Naciones Unidas, y de otras partes regionales, para encontrar una solución al conflicto existente ahí, y su acción en favor de La Paz y la cooperación entre los pueblos de la zona, especialmente los países del Magreb.
Aplicar las resoluciones de la comunidad internacional relativos al pueblo de Ifni tendrá un impacto positivo en el camino hacia la consolidación de los principios de la libertad, de la democracia y de los derechos humanos, que llevarán directamente a La Paz, al desarrollo y a la cooperación entre los pueblos de la zona y del mundo.

Sidi Ifni, a 15 de julio de 2014.


                                                              Asociación Ifni, memoria y derechos.